Blog

Las enfermedades cardiovasculares

A través de los vasos sanguíneos y el corazón transita la sangre que lleva nutrientes y atiende las necesidades más básicas del cuerpo humano. Tener un sistema cardiovascular estable resulta fundamental, pues gracias a él conocemos el estado general de nuestro organismo; por ejemplo, una de las primeras pruebas en primeros auxilios y durante revisiones de rutina es la presión arterial: la cantidad y frecuencia de sangre que pasa por las venas y arterias durante un determinado tiempo.

No obstante, las enfermedades que aquejan al sistema en su conjunto con la principal causa de muerte en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Datos del organismo indican que mueren cada año 17.5 millones de personas, entre cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Nuestro país registra índices de mortalidad cercanos al 25%, sucesos relacionados parcialmente con el estilo de vida sedentario, consumo de alcohol, tabaco, sobrepeso y obesidad.

La sangre no llega a su destino

Cabe señalar la condición multifactorial de los accidentes cardiovasculares. No sólo está involucrado el corazón, sino que las propias arterias pueden presentar dificultades para transportar o contener el flujo sanguíneo. Uno de los problemas comunes se llama aterosclerosis, en el que la grasa y el colesterol coagulan sobre las paredes del vaso y forman una placa; a la larga, esta obstrucción impide el correcto desplazamiento del fluido que a su vez desencadena complicaciones graves como ataques cardiacos o derrame cerebral.

Existen más cardiopatías de origen diverso. Entre las más destacadas se encuentran:

  • Hipertensión: la fuerza de la sangre contra las paredes de una arteria (mejro conocida como presión arterial) es más alta de lo normal.
  • Arritmia: sucede cuando la frecuencia cardiaca no sigue un ritmo constante; se presenta mediante palpitaciones demasiado rápidas, lentas o irregulares. Un sistema neuroeléctrico averiado o deficiente es la causa principal.
  • Insuficiencia cardiaca: el miocardio (tejido encargado de la contracción del corazón) pierde sus propiedades elásticas, por lo que se ablanda o endurece.
  • Enfermedad de válvulas cardiacas: cada una de éstas permite el ingreso y escape controlada de la sangre a través del corazón; el fallo se da cuando no son capaces de filtrar el flujo en la dirección correcta, o se abren/cierran parcialmente.
  • Cardiopatía congénita: desarrollo anormal del músculo coronario que afectan su estructura y funcionamiento. El comportamiento del corazón puede variar según el diagnóstico.

Algunos pueden evitarse

Si bien el origen de una enfermedad cardiovascular no estaría relacionada con el consumo de ciertos alimentos o bebidas, es importante conocer los efectos de nuestro estilo de vida sobre la dinámica corporal. La misma OMS recomienda dietas saludables, ejercicio regular, la eliminación del tabaco y evitar el consumo excesivo de productos altos en colesterol, azúcar, sal y carbohidratos. También sugieren monitoreos constantes del riesgo cardiovascular: esto puede llevarse a cabo a través de estudios que despliegan resultados en forma de gráfica.

En Laboratorios Eugenio Sue contamos con el instrumental médico y personal necesarios para llevar a cabo análisis del corazón. Pregunta por nuestro Gabinete cardiovascular.

Referencias

https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000759.htm

https://www.who.int/cardiovascular_diseases/about_cvd/es/

https://www.world-heart-federation.org/wp-content/uploads/2017/05/Cardiovascular_diseases_in_Mexico__Spanish_.pdf

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *